¿Es posible disfrutar con el bebé en la playa? Seguro que muchos padres y madres primerizas se han hecho esta pregunta en más de una ocasión. 

La respuesta por norma general es que sí, aunque con ciertos matices. En este artículo vamos a citar una serie de consejos que te permitirán disfrutar de la brisa a la orilla del mar junto con tu bebé

 

Elige bien la hora para bajar a la playa con el bebé

La recomendación habitual de pediatras y dermatólogos es evitar, en la medida de lo posible, las horas centrales del día: entre las 11:00 y las 16:00 horas. 

 

¿Crema solar?

Lo ideal es que consultes con tu pediatra sobre la idoneidad de usar crema solar, ya que en ocasiones les puede provocar irritaciones y alergias si son muy pequeños. 

A partir de ahí, asegúrate de elegir una crema resistente al agua y adecuada para su franja de edad;  además de renovarla cada hora. 

 

La ropa de baño, con protección solar

¿Sabías que existe ropa con protección solar incorporada? Estas prendas específicas para baño, que se pueden encontrar con facilidad, son ideales para vestir a tu bebé en los meses de calor. 

 

La edad adecuada…

Hasta los 6 meses la exposición al sol del bebé está totalmente desaconsejada. En caso de bajar a la playa, lo recomendable es que el bebé permanezca en todo momento a cubierto, bajo una sombrilla o un toldo, y con una vestimenta adecuada. 

A partir de esa edad –con las precauciones adecuadas- el bebé puede bajar a la playa, jugar en la arena y bañarse sin ningún problema. 

 

Hazte con unas gafas de sol para el peque

Sí, los ojos de los más pequeños también son sensibles. Seguro que sabes que tanto el agua como la arena son reflectores de la radiación ultravioleta, pero lo que quizá desconozcas es que esto no solo afecta a la piel.

 

¡No los pierdas de vista!

La playa es un paraíso para los más pequeños. Especialmente en sus primeras visitas, el recién nacido estará ante un mundo nuevo. Lo normal es que quiera explorarlo y familiarizarse con él, por eso deberías permanecer atento para evitar que se lleve algo a la boca que pueda producir un atragantamiento, por ejemplo. 

 

Recuerda la hidratación

El bebé es un ser humano en desarrollo. Por ejemplo, el sistema que regula la sudoración y su temperatura corporal todavía no funciona de la misma manera que el de un adulto, por lo que es más fácil que sufran un golpe de calor. 

Como precaución, es buena idea llevar una botella de agua para que beba periódicamente y, también, para refrescarle la cabeza con frecuencia. 

 

Ante todo, ¡que disfrute!

Como ves, es recomendable tomar una serie de precauciones para curarse en salud y sortear los riesgos que puede conllevar estar con el bebé en la playa. Pero más allá de eso, ¡solo queda disfrutar viendo a tu bebé reír y jugar!

EBOOK

Download our ebook about the first 100 days of your baby

image

Otras lecturas de interés

Vitamina D en niños

La vitamina D en niños

  En este artículo vamos a explicar qué es la vitamina D, las mejores maneras para ingerirla y optimizar su síntesis, el déficit de vitamina D en niños y los

Leer más

Nuestras marcas