Bebés al sol: 7 consejos para proteger a los peques en verano

bebes al sol

 

Ha llegado el verano, con él las altas temperaturas y las ganas de bañarse un año más en la playa.  Pero, ¿es peligroso poner a los bebés al sol? ¿Deberías usar crema protectora para protegerlos? ¡Te lo contamos en este artículo!

¿Poner bebés al sol? 7 consejos para el verano

 

Poner al sol al bebé recién nacido, ¿es aconsejable?

La recomendación general de los pediatras es no ir a la playa con bebés menores de 6 meses. Como excepción se puede dar un paseo antes de las 11 de la mañana y a última hora de la tarde, evitando que la exposición sea muy prolongada. 

 

Las cremas solares no siempre son la solución…

Pero, ¿no puedo ponerle crema solar y solventar el problema? La respuesta es no. A los menores de 6 meses no se les debe aplicar ninguna protección de este tipo, su piel es demasiado sensible y además corren el riesgo de deshidratarse muy rápido en la playa. 

 

…y hay que saber elegir la más adecuada

A partir de los 6 meses sí se puede empezar a optar por este tipo de soluciones protectoras, pero no cualquiera. Fíjate siempre en la etiqueta: las adecuadas son las de amplio espectro, es decir, las que protegen tanto contra los rayos UVA como contra los UVB

La recomendación de la Academia Española de Dermatología es optar por protecciones con filtros físicos y minerales para los menores de 3 años. A partir de esa edad sí aconsejan optar por filtros químicos, con un factor mínimo de “30” y etiquetados como “infantiles”. 

 

La edad, un factor determinante

Protegerse de la radiación solar es importante durante toda la vida, pero lo es especialmente durante los tres primeros años de vida y, en general, a lo largo de toda la infancia y la adolescencia. En esos años nuestra piel es más sensible. 

 

¡Cuidado con los golpes de calor!

Los menores de tres años son especialmente propensos a sufrir un golpe de calor. Su capacidad de regulación corporal no está del todo desarrollada, por lo que si bajas a la playa no olvides preocuparte  porque beba líquido con frecuencia.

 

Una sombrilla no es suficiente protección

¿Sabías que la arena de la playa refleja con mucha eficacia la radiación solar?  Esto quiere decir que, aunque estés bajo la sombrilla, es posible que te quemes con facilidad. ¡Y tu bebé también!

 

La ropa con protección solar es tu mejor aliada

Pues sí, existe. Busca información sobre las prendas con UPF (factor de protección solar) y elige las que estén etiquetadas con al menos un número 25. 

 

En definitiva, ten siempre presente que –como recuerda cada año la Asociación Española de Pediatría– los bebés al sol son especialmente vulnerables. ¡Y disfruta del verano!

 

bebes al sol