Hipo en los bebés recién nacidos: causas y cómo prevenirlo

Hipo en bebés recién nacidos

 

El hipo en los bebés recién nacidos no es síntoma de ninguna patología o malestar, ni desde luego tiene consecuencias para la salud.

En este artículo vamos a intentar explicarte por qué no es algo que deba preocuparte y que debes llevar con normalidad. ¡Todos hemos pasado por ello!

 

 

¿Qué es el hipo?

El hipo es, según la definición del doctor Jesús Fleta Zaragozano, de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, “una contracción espasmódica intermitente del diafragma y de los músculos accesorios de la inspiración, que finaliza con el cierre de la vía aérea alta a nivel glótico”.

Según la misma fuente, se trata de un trastorno que todos los seres humanos pueden sufrir en algún momento de su vida y que no tiene repercusión alguna para su salud.

 

Causas del hipo en los bebés recién nacidos

Pese a que las causas del hipo en los bebés recién nacidos no está del todo claras, los especialistas señalan ciertas situaciones en las que se desencadena más habitualmente, como tras una comida muy copiosa, si se ha comido demasiado rápido, si se ha tragado aire o cuando se producen cambios bruscos en la temperatura corporal.

 

Cómo quitar el hipo en los bebés

La mayoría de remedios caseros –desde tapar la nariz para que el bebé aguante la respiración hasta darle un pequeño susto- no solo son de dudosa efectividad, sino que pueden ser contraproducentes y provocar el llanto del recién nacido.

Nuestro consejo si quieres reducir estos episodios en la medida de lo posible es que intentes evitar al máximo las causas indicadas en el apartado anterior.

 

 

La importancia del hipo en el desarrollo cerebral

Un estudio realizado por el University College de Londres ha llegado a la conclusión de que el hipo podría jugar un papel en el desarrollo cerebral de los bebés. La investigación se basó en escáneres cerebrales a recién nacidos.

Kimberley Whitehead, responsable del equipo científico, afirmó que pese a que “las razones por las que tenemos hipo no están del todo claras”, es probable que haya “una razón de desarrollo, lo que explicaría que los recién nacidos tengan hipo con tanta frecuencia”.

Los investigadores concluyeron que “el hipo puede ayudar a que el cerebro del bebé aprenda a controlar los músculos de la respiración”.

¿Te ha gustado nuestro artículo sobre el hipo en bebés recién nacidos? Te recomendamos que visites nuestro Ciconea Family Club, seguro que encontrarás más contenidos de utilidad.