Posibles causas de los vómitos en niños y cómo actuar

Los vómitos en niños son algo muy habitual. Se trata de un síntoma que se produce especialmente durante la infancia, por lo que en este artículo vamos a tratar de explicarte de sus causas y cómo la mejor manera de actuar si tu peque se encuentra en esa situación. ¡Empezamos!

 

Causas de los vómitos en niños

 

Lo primero que debes saber es que los vómitos son un síntoma habitual en los niños que, aunque en ocasiones pueden ser la primera manifestación de un proceso grave, en la mayoría de casos se relacionan con cuadros benignos. De cualquier manera, no dudes en consultar con tu pediatra, quien te indicará la mejor forma de actuar en cada momento.

 

Gastritis: Es una de las causas más comunes de vómitos en niños. Suele ser el primer síntoma en aparecer, pero al cabo de unas 12 horas también puede presentarse diarrea.

Intoxicación alimentaria: Ingerir alimentos en mal estado también puede producir vómitos poco tiempo después. Lo causan las bacterias presentes en la comida deteriorada por el paso del tiempo.

Alergias o intolerancias: Hay reacciones alérgicas que se presentan en forma de vómitos, también en los más pequeños. El cacahuete o el marisco son algunas de las más comunes.
Otra posibilidad es sufrir una intolerancia a un alimento, como la lactosa, que no es lo mismo que una alergia. Mientras que la intolerancia es un problema digestivo, en la alergia se produce una reacción del sistema inmunitario.

Mareos: Por genética hay niños más predispuestos a sufrir mareos cuando viajan en coche, barco o autobús. Esto puede provocar vómitos en algunas ocasiones.

Otras causas: Las causas pueden ser muy diversas -las citadas son las más comunes- por lo que siempre es recomendable consultar con tu pediatra si aparecen vómitos en niños, especialmente si se mantienen durante más de 24 horas.

 

¿Cómo actuar ante los vómitos en niños?

 

Es normal no saber bien lo que hacer si un niño tiene náuseas y empieza a vomitar. Nadie nace aprendido. Por eso te vamos a contar cómo recomiendan actuar los pediatras, paso a paso:

  1. Calmar al niño. La angustia es una sensación muy desagradable, por lo que lo más importante es que se sienta protegido y acompañado.
  2. Mientras vomita, sujetar la cabeza poniéndole la mano en la frente.
  3. Si presenta otros síntomas, como sangre en el vómito o las heces, malestar general, dolor abdominal o signos de deshidratación; acudir al centro médico inmediatamente.

 

Si no los presenta es recomendable acostarlo en posición lateral, darle agua o suero a pequeños sorbos en intervalos cortos de tiempo y mantenerse atento a su evolución.