Dolor de pecho durante la lactancia. Causas y remedios.

¿Dolor de pecho durante la lactancia? Conoce sus causas y evítalas

 

La lactancia materna es una experiencia instintiva que no debe ser dolorosa. Sin embargo, puede que durante las primeras semanas surjan una serie de molestias que impidan que sea un momento agradable tanto para la madre como para el bebé.

Esto es completamente normal, ya que aún os estáis acostumbrando el uno al otro y os queda todo un camino por recorrer juntos.

Ante cualquier dolor en el pecho durante la lactancia, lo más recomendable es consultar con un médico especialista. Sin embargo, hemos querido recopilar los problemas más comunes para que puedas evitarlos y reconocerlos a tiempo y así acudir cuanto antes a tu médico.

¿Estás pensando en dar el pecho? Sigue leyendo porque esta información te interesa.

#1 Ingurgitación mamaria

Durante la recta final del embarazo y en los primeros días del postparto, nuestro cuerpo se prepara para poder alimentar al recién nacido así que manda una gran cantidad de leche a nuestros pechos haciendo que estos se hinchen pudiendo llegar a ser molesto e incluso doloroso.

Solución

Lo mejor en este caso es vaciar la mama, ya sea mediante la succión del niño o con un sacaleches. De hecho, si después de dar el pecho a tu bebé sientes que aún tienes los pechos muy hinchados, puedes sacar más.

Además, puedes aplicar compresas o paños tibios para favorecer la salida de la leche.

#2 Grietas

Una vez que hemos comenzado a dar el pecho pueden aparecer las temidas grietas.

Este problema no afecta al niño, ya que él extraerá la leche de igual forma, pero es el dolor de pecho en la lactancia más común, llegando incluso a provocar sangrado.

El principal motivo de la aparición de las grietas es un mal agarre por parte del bebé lo que provoca que sus encías rocen tu pezón y lo irrite. Cuando el bebé succiona correctamente tiene tanto el pezón como la aureola dentro de la boca.

Solución

Para evitar que esto ocurra procura:

  1. No ofrezcas chupetes o tetinas al niño antes de que la lactancia esté instaurada. Si lo haces, se acostumbrará a agarrar de una forma más superficial y con tu pecho hará lo mismo.

 

  1. Evita lavar constantemente la zona, ya que le quitas su capa de protección natural y puedes llegar a resecarla.

 

  1. Coloca bien al bebé. Como ya hemos mencionado, tanto el pezón como la aureola deben estar dentro de la boca.
  2. Si ya ha aparecido las grietas, puedes usar alguna crema de recomendación médica que te ayude a cicatrizar. Es importante que antes de aplicar cualquier producto, visites siempre a tu médico para que pueda valorar y recomendarte el que mejor se ajusta a tus necesidades.

 

#3 Perlas de leche

Las perlas de leche son pequeños puntos blancos que pueden aparecer debido a la obstrucción de un conducto.

Estas pueden ser provocadas por un traumatismo creado por el propio bebé o a causa de una mastitis.

Solución

Dependiendo de su origen podemos actuar de una forma u otra.

Si han sido causadas por un traumatismo suelen desaparecer sin problema en cuestión de 5 o 6 días. Además, podemos ayudar al drenado aplicando compresas tibias para ablandar la zona.

Sin embargo, si el origen es bacteriano, como en el caso de la mastitis, el problema es más grave y profundo, ya que suele afectar a todo el conducto. En este caso, lo mejor es acudir a un especialista.

 

#4 Mastitis

La mastitis es el problema más conocido y la principal razón de abandono de la lactancia.

Se trata de la inflamación de una o de las dos mamas que puede venir o no acompañada de infección.

Es sin duda muy dolorosa y frustrante para la madre por lo que es mejor prevenir su aparición.

Solución

Para evitar que aparezcan, podemos seguir ciertas recomendaciones como las vistas cuando hemos hablado de las grietas, como evitar el chupete, por ejemplo. Además, podemos incluir otras como:

  1. Un óptimo vaciado del pecho.
  2. Una buena alimentación por parte de la madre.
  3. Una correcta higiene de la zona.
  4. Aplicar calor antes de la toma y frío después.

Ya hemos visto 4 de los principales motivos de dolor en el pecho durante la lactancia, pero también queremos hablar de otros dos más que están relacionados con la genética y no tanto con malas prácticas. Como, por ejemplo:

 

#5 Pezones planos

Hay ciertas mujeres que tienen pezones planos e incluso invertidos, lo que provoca que el bebé no pueda succionar bien y esto hace que puedan aparecer grietas o molestias a la hora de dar el pecho.

Al principio esto es normal y con el tiempo el pecho suele acostumbrarse a la forma del bebé, sin embargo, hay casos en los que esto no ocurre y es recomendable el uso de pezoneras.

 

#6 Anquiloglosia

La anquiloglosia o lengua anclada, es una afección del niño que hace que su frenillo sea más corto de lo normal y le impida mover la lengua lo que afecta también a su alimentación.

Esto no solo le afecta a su forma de tomar el pecho, sino que en el futuro puede dificultar su habla. En estos casos lo mejor es acudir al médico en busca de recomendación.

El especialista valorará al pequeño y determinará si es recomendable cortar el frenillo. Esta es una intervención sencilla que no conlleva mayor complicación.

Ahora que ya conoces las principales causas de dolor en el pecho durante la lactancia, échale un vistazo a los siguientes consejos.

 

Consejos para la lactancia

 

#1 Ten paciencia

No importa si eres madre primeriza o si ya lo has sido, cada bebé es un mundo y puede que lo que te haya funcionado ahora no lo haga.

Esta es una experiencia que ambos dos debéis disfrutar por lo que debes tener un poco de paciencia, especialmente las primeras semanas, hasta que la lactancia esté completamente instaurada.

Además, recuerda que nadie nace sabiendo y es normal que puedas sentirte un poco perdida. Es cuestión de tiempo que vayas sitiándote cómoda y segura.

Por lo tanto, te recomendamos que pidas ayuda si lo necesitas y acudas a un especialista que te guíe y oriente en esta etapa.

 

#2 Lactancia a demanda

Deja que el bebé sea quien te pida comida. Eso sí, evita tenerlo mucho tiempo llorando o alterado ya que esto provocará que tarde más en calmarse y empiece a comer.

 

#3 Amamanta por ambos pechos

Puedes ofrecer ambos pechos en cada toma o un pecho en cada una, pero procura que tome leche de ambos lados ya que esto ayudará a que los dos pechos estén correctamente estimulados y vaciados.

 

#4 Evita el uso del chupete

Esto ya lo hemos mencionado, pero queremos que quede bastante claro. Hasta que la lactancia no esté completamente instaurada en vuestra rutina, evita el uso del chupete.

Su uso temprano hace que el bebé se acostumbre a succionar de una forma muy cerrada que causará problemas a la hora de agarrar el pecho.

 

#5 Consulta con un especialista

Ante cualquier duda, lo mejor es que acudas a un especialista para que evalúe tu caso, diagnostique y emita su juicio.

Nadie mejor que un médico podrá darte consejos.

Esperemos que este artículo te haya resultado interesante y te sirva para evitar dolor en el pecho durante la lactancia.

Nos vemos en el próximo,

Ciconea